Emisora Escuela M21 de Madrid
Home > Podcast > El planeador - 10/04/2018

El planeador - 10/04/2018

60 minutos

El planeador

POP + SWING = JAZZ

Formidables músicos de jazz añadieron densidad y lirismo a éxitos del pop de los `60. A mediados de los años sesenta, el jazz se asfixiaba en su país de origen. El esplendor del pop, la energía del soul les quitaban foco mediático y las mentes más simples empezaban a decir en voz alta que el jazz era cosa del pasado. Grave error, que ignoraba la revolución iniciada por John Coltrane, Ornette Coleman, Cecil Taylor y compañía.

Pero  esa música radical, llamada new  thingfree jazz, tenía poco arraigo popular (de hecho, inicialmente sería  más celebrada en Europa que en los propios Estados Unidos). Y no resolvía el problema inmediato: en aquella época, las figuras del jazz funcionaban con contratos de una semana en clubes, donde a simple vista se comprobaba que su gancho iba disminuyendo. Los músicos más listos comprendieron que debían atraer a públicos más jóvenes, sin miedo a salir de noche. Y eso pasaba por hacer discos que pudieran sonar en las emisoras, fuera de los programas especializados.

La solución era sencilla: tocar, con lenguaje de jazz, los éxitos del momento, en versiones de duración moderada que –idealmente- se podían colar en radios y jukeboxes. Es lo que habían hecho los jazzmen toda la vida, con los standards del hoy llamado Great American Songbook.  Entre los hits de los sesenta, había melodías sofisticadas (firmadas por Burt Bacharach o los Beatles) pero hasta se podía dar la vuelta a los temas más elementales, personalizándolos con solos, añadiendo potentes arreglos de metal, incorporando pulso de swing.

Y así se hizo. Los puretas del asunto, claro, se rasgaron las vestiduras en sus revistas. Sin embargo, los discos funcionaron bien, dentro de los parámetros del mercado, y permitieron que se siguiera grabando/vendiendo jazz. Dieron un aliento extra a músicos que  en aquellos tiempos estaban muy quemados.

Puede que Stan Getz no se sintiera feliz tocando Blowin’ in the wind, seguro que Quincy Jones concibió su  Hang on Sloopy como una concesión, muy posible que Buddy Rich hiciera The beat goes on exclusivamente para el lucimiento de su hija como cantante. Pero ¿saben una cosa? Cincuenta años después, esos discos mercantiles suenan como un cañón. Músicos elocuentes, productores astutos y técnicos de primera consiguieron dar un nuevo perfil a canciones que venían de otra estética. Prueben y disfruten con estas apabullantes metamorfosis.

1.  BUDDY RICH The beat goes on (1967)
2.  QUINCY JONES Hang on Sloopy (1965)
3.  WILLIE BOBO Knock on Wood (1966)
4.  WES MONTGOMERY California dreaming (1966)
5.  WOODY HERMAN & HIS THUNDERING HERD Light my fire (1968)
6.  OSCAR PETERSON Ode to Billy Joe (1969)
7.  GEORGE BENSON The shape of things to come (1968)
8.  COUNT BASIE & HIS ORCHESTRA feat. BILL HENDERSON Yesterday (1966)
9.  RITA REYS Can’t buy me love (1964)
10.  MARK MURPHY She loves you (1965)
11.  GRADY TATE And I love her (1968
12.  GARY McFARLAND Satisfaction (1965)
13.  LES McCANN Sunny (1966)
14.  JIMMY SMITH This guy’s in love with you (1968)
15.  STAN GETZ Blowin’ in the wind (1963)