Emisora Escuela M21 de Madrid

Escuela M21 Radio
> Actualidad cultural > El poeta que no sabía vivir sin amar
Vicente Aleixandre

El poeta que no sabía vivir sin amar

07 de Febrero de 2018
Rodolfo Alonso

Con motivo de la reciente publicación de su Poesía completa (Editorial Lumen), hablamos de Vicente Aleixandre en La Corrala con Alejandro Sanz, responsable de la antología y presidente de la Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre, y Javier Lostalé, poeta.

Vicente Aleixandre se acercó a la poesía gracias a su amistad durante la adolescencia con Dámaso Alonso, quien le prestó una antología de Rubén Darío. “Descubrió la belleza, la exaltación, la modernidad y la luz. Ese pequeño gesto de Dámaso Alonso supuso un cambio radical en su vida”, dijo Alejandro Sanz. Después de una primera etapa marcada por la poesía pura, Aleixandre adoptó la experiencia renovadora de las vanguardias. “La época superrealista es la más intensa y original dentro de la producción de los  poetas del 27. Luego hay una etapa realista que se inicia con Historias del corazón y otra metafísica que se recoge en sus últimos poemarios: Poemas de la consumación y Diálogos del conocimiento”.

Pese a su delicada salud, Aleixandre tuvo una juventud intensa y una vida amorosa plena. Javier Lostalé frecuentó al poeta en los últimos años de su vida: “Su condición sexual importa poco. Lo importante es la creación. No podía vivir sin amar. En alguna carta cuenta que si no estaba amando, estaba enfermo, tenía fiebre. El amor era su forma de estar vivo constantemente”. Alejandro Sanz ratificó esta opinión: “Lo importante no es a quién amaba sino cómo amaba. Esa capacidad cósmica y totalizadora de amar, entregándose hasta la destrucción”.

Tras la Guerra Civil Aleixandre permaneció en España. Un exilio interior que tuvo su epicentro en su casa de la calle Velintonia, desde la que ejerció un magisterio reconocido por varias generaciones de poetas. “Aparte de ser un mentor fue casi como un padre para mí. Me dio consejos personales que me valieron de mucho en la vida. Hablaba mirando siempre a los ojos. Por eso le gustaba que hubiera una persona, dos como mucho, para poder tener una verdadera conversación con ella. Era un gran cultivador de la amistad. Siempre enaltecía a sus amigos cuando no estaban”, recordó Lostalé.

La Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre lleva más de veinte años luchando de manera infructuosa por salvar un inmueble que es único en la historia de la literatura del siglo XX, un espacio histórico de vida y convivencia de cinco generaciones de poetas. Según Alejandro Sanz, “eso en cualquier lugar del mundo civilizado estaría protegido”. En su opinión, el desinterés sistemático de todas las administraciones públicas sólo tiene una explicación: “desprecian la cultura”.

Escucha la conversación completa aquí: http://bit.ly/2nJQaFn