Emisora Escuela M21 de Madrid
> Actualidad cultural > El gran Café Gijón
08:00 a 10:00
Eugenio Hernández
Eugenio Hernández
10:00 a 11:00
Roberto Salas y Jose Salas
Roberto Salas y Jose Salas
11:00 a 12:00
Felipe Cabrerizo y Jesús Bombín
Felipe Cabrerizo y Jesús Bombín
12:00 a 13:00
Miguel Ángel Sutil
Miguel A. Sutil
Café Gijón

El gran Café Gijón

29 de Mayo de 2018
Marta Escudero González

En el número 21 del Paseo de Recoletos se encuentra un establecimiento que, durante más de cien años, ha escuchado pensamientos y opiniones de aquellos que en su día pasaron por allí e intercambiaron palabras en las tertulias literarias más famosas de Madrid.

El Café Gijón es un local que cuenta con 130 años de historia. Fue fundado en mayo de 1888 por un asturiano afincado en Madrid, Don Gumersindo Gómez, que hizo de éste establecimiento uno de los más importantes de la capital.

A finales del siglo XIX, estaban de moda los cafés del centro de Madrid. La puerta del Sol y Alcalá albergaban muchas cafeterías, frecuentadas habitualmente por políticos y escritores que buscaban un lugar tranquilo donde, además de tomar algo, pudiesen charlar un rato acerca de los temas que en aquél entonces preocupaban a la sociedad, y es por ello que se hicieron muy famosas las tertulias, que no eran otra cosa que un intercambio de ideas y pensamientos entre ellos.

El Paseo de Recoletos era el lugar ideal para pasear en los meses de primavera y verano, por lo que en esa época del año se llenaba de viandantes que disfrutaban de una de las zonas más bonitas de la ciudad, una zona que no podía prescindir de un café donde acoger a todos aquellos que frecuentaban el paseo madrileño.

En los primeros años de su apertura, este famoso establecimiento era frecuentado sobre todo en los meses de verano, sin embargo, poco a poco fue adquiriendo muy buena fama entre los intelectuales, que en poco tiempo se hicieron asiduos a las tertulias del café. Algunos de los primeros y más famosos asistentes al Café Gijón fueron José Canalejas, Benito Pérez Galdós y Santiago Ramón y Cajal

En el año 1916, el local fue traspasado a un amigo de Gumersindo, con el que acordó que no se modificaría el nombre aunque se realizaran algunas reformas que darían un aire más acorde a las necesidades de la gente que frecuentaba el establecimiento. Poco tiempo después, el que fuera el nuevo dueño del local, Benigno López falleció, haciéndose cargo del negocio su mujer, Encarnación Fernández, que además abrió otro famoso local, el Café de Recoletos.

Al inicio de la I Guerra Mundial, España era un país neutral que atraía a políticos y personalidades de la realeza europea que huían de los conflictos en sus países, y Madrid era uno de los destinos por excelencia para todos ellos. Ya entonces el famoso Café tenía muy buena fama que se incrementó a medida que el boca a boca promocionaba el local.

Durante la Guerra Civil, los asiduos tertulianos dejaron de acudir a estas reuniones. Las tropas franquistas avanzaban, la República estaba cada vez más debilitada y la libertad de pensamiento cada vez tenía menos de realidad y más de inalcanzable. Así, durante estos años, el Café se convirtió en lugar de reuniones de la milicia, adquiriendo un aspecto desolado que poco tenía que ver con sus inicios.

El periodo de la posguerra fue duro para el negocio y sus clientes tertulianos, que poco a poco se fueron juntando de nuevo, apareciendo nuevos artistas y escritores, y nuevas tertulias que comprometían la vida de la familia López Fernández. Salvador Pérez Valiente y Camilo José Cela se convirtieron en habituales al inicio de los años 40.

En 1949, un joven Fernando Fernán Gómez creó en el famoso café un premio llamado ‘Premio novela corta del Café Gijón’, que perdura hasta hoy. Durante los años 50 había adquirido ya mucha popularidad por convertirse en la sede de las más famosas tertulias de Madrid; así fue como el local comenzó a recibir visitas internacionales. Pasaron por allí, escritores como Truman Capote, o personalidades de Hollywood cómo Orson Welles o Ava Gardner.

Durante la transición y los inicios de la democracia se renovaron los contertulios, siendo uno de los más famosos, el escritor y novelista Francisco Umbral, que en 1972 publicó la obra La noche que llegué al Café Gijón dónde cuenta la vida del café durante los años sesenta y setenta.

Actualmente el Café Gijón conserva su aspecto pintoresco, que le convierte en uno de los establecimientos más populares de la capital. Paredes que guardan historias que en otra época fueron escritas y contadas en aquél lugar, y que a lo largo de los años se convirtieron en ideas y novelas que esperaban conocer el mundo.

Página web Café Gijón de Madrid aquí.